martes, 17 de diciembre de 2013

MANOLO PÉREZ DE ALFARO (LA RIOJA)

El pasado 6 de Octubre se ponía el broche de oro a una de las carreras más laureadas de la historia de las anillas. Con 32 años lo deja el mejor del momento. No parece una edad avanzada para irse, pero es que el que mandaba en las anillas, se va con más de 15 temporadas en sus piernas. 

En números, que son fríos, pero indiscutibles a su vez, esta es su carrera. Catorce participaciones en la cita del Pilar. Cinco Campeonatos Nacionales con cuatro parejas diferentes. Tres subcampeonatos. Las últimas siete ediciones siendo ganador o subcampeón en Zaragoza. Cinco Anillas de Oro, tres Anillas de Plata y una Anilla de Bronce. Llegó a ganar la Plata y el Bronce en 2007. Desde 2006 ha sido el recortador que más puntos ha sumado en cinco ocasiones. Así como en la suma total de los ocho años, tiene una amplia diferencia sobre el segundo. Tres veces se alzó con el Trofeo Aragón TV, que premiaba a la pareja que más anillas conseguía en territorio aragonés. En el concurso de Calatayud, el más antiguo que existe y que muchas temporadas ha sido el más fuerte del año, en las últimas once ediciones, ocho primeros puestos y tres segundos, además de tres premios de mejor pareja, logrados con cinco compañeros diferentes. Más de 120 concursos ganados en 15 temporadas. 

A los números objetivos se le podrían añadir dos opiniones subjetivas. Ha sido componente de la pareja que ha tenido la mejor actuación en los últimos siete Campeonatos Nacionales, lo que, de haber habido justicia, le hubiera hecho llevarse algún título más. También parece claro, que podrían haber sido ocho las Anillas de Oro que hubiera logrado, si las tres temporadas que se le ha escapado, las hubiera disputado enteras con la misma pareja.

A finales de los noventa, dos riojanos, críos ambos, aparecen en el circuito de las anillas. Eran "los de Alfaro", con sus camisetas azul celeste. Daban la cara, tenían ganas, pero meter anillas, lo hacían poco y conseguir premios, menos. Era una pareja que se curtía, que completaba los concursos y que trataban de dar la cara. Debutaron en Zaragoza con la Nº 163 de Ozcoz, temida por aquel entonces. Fea la cogida que tuvo, con importante paliza. Se afianzaron en el circuito y fueron una de las parejas habituales. Salieron tres veces más juntos en Zaragoza, y hubieran salido también en 2002 si una lesión no lo hubiera impedido, siendo el único Campeonato Nacional que se perdió en su carrera. Hasta 2003 llegó la unión al dejar los concursos Álvaro Moreno "Coke". Cerraba así el primer capítulo de su trayectoria.

2004 fue la temporada de la eclosión. Una temporada difícil por no tener pareja fija, pero que lo hizo más fuerte y lo catapultó a la élite del momento. Diferentes compañeros durante ese año tuvo y con todos ellos consiguió estar en los premios de los concursos. El factor común era él. Desembocó la temporada en el primero de sus grandes logros. Fue protagonista de la Feria del Pilar de aquel año ganando los dos concursos que se celebraron. El especial con participación de vacas de Victorino Martín y el que iba a ser su primer Campeonato Nacional. Ocho anillas junto a José Luis Torres y primer título nacional con la Nº 51 de Marcén.

Su magnífica temporada de 2004 sirvió para que, quien era el mejor recortador del momento, se fijara en él. José Ángel Ortega "Tacheli" le pidió que fuera su pareja. En 2005 se formaba una pareja que iba a marcar las siguientes campañas. 

Una semana antes del Concurso de Recortadores Castellón, que abría la temporada, se encerró la pareja en El Soto de la Barca con unas cuántas vacas, lo que era su primera toma de contacto juntos. Había escarcha en la zona umbría de la plaza. "Tacheli" empezaba a inculcar desde ese momento en el riojano su saber. Aquel día mitad nervioso, mitad impresionado, pareció una caricatura de lo que había sido la temporada anterior.

Pasó a ser mucho mayor la exigencia. Cuando ya no se es sorpresa, se pide más. Por ello, el tópico de que es más fácil llegar, que mantenerse, es totalmente cierto. Tenía dos opciones, o dejar que se hablara de las actuaciones de "Tacheli" y ser un secundario, o que se empezara a hablar de la pareja "Tacheli"-Manolo. Consiguió lo segundo, aunque el principio fuera duro. Los momentos tensos vividos llevaron a hacerlo más fuerte y a potenciar sobremanera su mentalidad ganadora. Absorbió los conocimientos del veterano de la pareja. Ya no era uno de los buenos, estaba recogiendo el testigo. Se preparaba para ser el mejor.


En la segunda temporada, la de 2006, con "Tacheli", siguieron siendo los mejores. Marcaban la diferencia, y así se reflejaba en la clasificación que nacía ese año. Dos años seguidos sin opciones en el Campeonato Nacional, no hacían justicia con la mejor pareja del momento. Ganó aquí su primera Anilla de Oro, que reconocía por fin a la pareja que mejor año hiciera.

2007 y 2008 fueron temporadas extrañas. Desde la lesión de "Tacheli" en Calatayud 2007, que acabaría costándole la retirada, aparece un "tercer miembro" de la pareja. Mariano Ruiz entra en escena para cubrir la baja. Alagonero por alagonés. Con él logra su segundo Campeonato Nacional en el año del cuádruple empate ante la Nº 420 de Ozcoz. Y con él tiene que empezar la siguiente temporada, hasta la vuelta de "Tacheli". Acaba la temporada con su "maestro", sabiendo ya que era el año de la retirada. Se le fueron dos Anillas de Oro por no poder hacer las temporadas enteras juntos, pero no iban a dejar escapar el Campeonato Nacional de 2008. Grandísima actuación y retirada soñada para "Tacheli". Era su tercer Campeonato Nacional, fue con la Nº 70 de Marcén. Ahora era su turno.



Recogió el bastón de mando de manos de "Tacheli" y para el que tenía que ser su reinado, eligió a Alejandro Cuairán. Ahora era él el que tenía que moldear a un gran diamante, como antes lo habían pulido a él. Acertó de pleno con la elección. 

Arrasaron en 2009 con 18 concursos ganados y récord de puntos a final de temporada. Subcampeones en Zaragoza, dejaron la mejor actuación de la mañana ese día. Solo se dejaron una vaca sin poder anillar en toda la temporada, curiosamente la de su debut. Obviamente conseguía así su segunda Anilla de Oro.

2010 fue otro año de grandes éxitos. 16 victorias en la temporada. Dos años seguidos de un dominio y una superioridad aplastante. Un porcentaje de victorias difícilmente igualable. Por momentos, sus rivales tenían la moral totalmente comida. Psicológicamente en los últimos años ha sido un maestro para hacer ver su superioridad a los contrincantes. Acabaron en Zaragoza de la mejor manera posible. Campeones ante la Nº 628 de Ozcoz. Cuarto Campeonato Nacional en el palmarés, con parejas diferentes los cuatro. Temporada para enmarcar y tercera Anilla de Oro.



En 2011 apareció un bache en la pareja. No consiguieron los resultados de temporadas anteriores, seguían arriba, pero sin distanciarse de los rivales. Costó carburar y hubo mucha tensión en algunos concursos, especialmente en el de Calatayud. Aún así, actuación tremenda en Zaragoza para conseguir el segundo puesto. Y a final de año, primer puesto. Tercera consecutiva y cuarta Anilla de Oro en seis años.




Se iba a repetir la historia dentro de su carrera en 2012. Cuairán se lesionaba de gravedad a principio de temporada y tuvo que encontrar sustituto. Desde 2007 le había tocado moldear a varias de sus parejas, así como a chavales nuevos a los que aconsejaba y apoyaba. Los resultados saltaban a la vista y son como para demostrar ser bien nacidos, los beneficiados, eternamente. 

Como un terremoto llega la última pareja de su carrera, Mario González. Sin apenas bagaje, lo elige para suplir a Cuairán hasta su recuperación. Cuairán no acaba de recuperarse y tiene que hacer algo más de dos tercios de la temporada con él, acabando en el Pilar. Entre el talento innato del turiasonense y las enseñanzas precisas y concretas, se pusieron a funcionar a la voz de ya. Dejándose casi un tercio de la temporada, casi llegaron a ganar la Anilla de Oro. Anilla de Plata y subcampeonato en Zaragoza, habiendo sido la mejor pareja de la mañana. Sin llegar a estar juntos una temporada completa, dejaron actuaciones para recordar. De las parejas mejor compenetradas de la historia.

Y llegó 2013, la última temporada. La decisión estaba tomada hacía tiempo, aunque pocos lo sabían. A la espera de la recuperación total y sensata de Cuairán, Rodrigo Puértolas hizo el arranque de año con él. Otro recortador potenciado por recortar con él. Además, al margen del circuito, dos citas históricas. Recortó en Vila Franca de Xira, con una cogida muy fea y en Dax, en la despedida de Nicolas Vergonzeanne, un toro camargués. Retornó el de Borja volviendo a unirse la pareja. En la peor forma física de su trayectoria afrontó la segunda parte de su último año. De sus últimos doce concursos, nueve victorias. La última, la guinda a un grandioso pastel. Quinto Campeonato Nacional, logrado ante la Nº 09 de Domínguez y la Nº 233 de Eulogio. Y espectacular remontada para hacerse con la Anilla de Oro en el último concurso. Tremendo final de temporada, puro pundonor y orgullo de un campeón de campeones. La retirada ideal de cualquier disciplina. Irse siendo el mejor.



Esta es la hoja de servicios de uno que ya entra, una vez retirado, a engrosar la lista de los más grandes recortadores que ha habido a lo largo de la historia. Los números mandan y no tienen discusión posible. Al margen de ellos, también se puede entrar a valorar toda una trayectoria, analizándola desde diferentes prismas.

En la vida, para competir en cualquier cosa, suele haber dos caminos para llegar a lo más alto. Uno el del talento y otro el del trabajo. Pero para ser uno de los mejores tanto tiempo, parece obvio que hay que coger los dos caminos. Para ir por el primero, se tiene que nacer. Para tomar el segundo, todo depende del tesón, y la voluntad. Tener ganas de ganar.

El segundo camino ha sido más importante en su carrera. No apareció el talento hasta su madurez como recortador. Muchas locuras ante las vacas y caídas al callejón. Mucho físico pero poco acierto. Ese era él en sus primeros años. Así ha habido muchos. Pero él persistió y siguió creyendo y queriendo ganar. Más de cinco años sin oler los premios para tener posterior recompensa. A base de trabajo llegó a la cima y en ella se consolidó. Tuvo que labrarse todo lo que ha llegado a ser. No le vino caído del cielo. Y entonces es cuando se vio que dentro había talento para ser recortador. Solvencia en la cara de la vaca y facultades para andar sobrado. Las últimas cinco temporadas ha mandado en las anillas con maestría. Ha dado lecciones en la arena. Ha sido quien más ha pensado en la plaza.

Cuando se habla con los recortadores veteranos enseguida se captan sus conocimientos sobre las reses. Las entienden a la perfección y las ven muy pronto, porque las vacas que ellos recortaban hacían pensar mucho. A nuestros días ese santo grial ha llegado de su mano, y parece que nadie más lo posee. "Tacheli" reconoce que él aprendió de Arruga. De "Tacheli" lo heredó y vamos a ver si alguien se lo queda o se pierde. Saber de vacas y lo que hacerle a cada una ha sido uno de los pilares de su éxito.

Orgullo y mentalidad ganadora, son bases imprescindibles para alcanzar tales cotas. Esa mentalidad es la que se demuestra en la arena y también fuera de ella. Querer siempre demostrar ser el mejor, o por lo menos pretenderlo. Asumir retos, afrontar dificultades, no achicarse, querer dar siempre la cara. Se va el último recortador que se parecía a los de antes.

Inquieto también para pensar en el mundillo y su futuro. Cosas que él ha conseguido por su visión de las anillas, las disfrutarán los que vengan después. Se beneficiarán de muchos aspectos en los que él ha puesto gran parte del montón de arena. Pensando en progresar y en mejorar muchos aspectos, de su cabeza salió algo que ya es historia de las anillas. El formato que se ha bautizado como de eliminación. Fue idea suya. Pensando en el bien de las anillas y buscando nuevos alicientes, salen ideas así.

A partir del año que viene dejaremos de ver crecer a Adriana en las entregas de premios de los concursos. Desde que era un bebé la hemos visto en innumerables ocasiones. Echaremos de menos también seguir intentando poder encontrar una foto buena en la cara de la vaca. Nunca con tan poco estilo para salir en las fotos un recortador (reloj en la muñeca incluido), se consiguieron tantísimos éxitos. Esperemos que no se desvincule de un mundillo, al que ahora desde fuera, puede seguir aportando mucho. Su mentalidad hace falta en las anillas y no se debería perder para la causa.

Hay muchos que han sido buenos recortadores, hay bastantes que han sido campeones. Pero por encima de todos ellos están los que han sido algo más. Los que nunca se borran de la memoria porque hicieron cosas especiales. A ese escalón solo llegan muy pocos elegidos.

Todo lo dicho hasta ahora lo coloca a la altura de los más grandes de la historia de las anillas. Un club de ocho, que suma un noveno. "Vargas", "Guindu", "Tano", Mariano, Eugenio, Pedro, Arruga, "Tacheli" y ahora Manolo. 

Manolo Pérez de Alfaro (La Rioja)



miércoles, 13 de noviembre de 2013

XXXI CAMPEONATO NACIONAL DE RECORTADORES (LAS CONSECUENCIAS)

Abundantes consecuencias tras el XXXI Campeonato Nacional de Recortadores. En todos los planos las hay. En el organizativo-empresarial, en el ganadero, en el de los recortadores y en el circuito de las anillas en general.
En el organizativo-empresarial, la primera  y palpable consecuencia es que hay un alarmante descenso de público. Hay que atajarlo como sea. No se ve la necesidad de que pase como con los roscaderos, teniendo que tocar fondo para resurgir. Se han probado ya cambios en el formato y se ha hecho más atractiva la competición. Los enturbiamientos, en gran parte interesados, de las dos últimas temporadas, han hecho que no se deje cuajar a las ideas enfocadas al bien de las anillas. Y es que clara y objetivamente es pequeño el porcentaje de culpa de Toropasión en la ausencia de algunas vacas y algunas parejas en Zaragoza, ni este año, ni el anterior. Lo que queda es probar un cambio de fecha. Se podría probar una noche...
En el plano ganadero, triunfador Eulogio Mateo. Con sus tres vacas y sin creerse más de lo que es. Humilde y sabiendo lo que tiene. Como no hay pretensiones mayores de las que sus vacas tienen, queda muy bien. Su listón de exigencia irá subiendo por estar ya instalado en la élite de las anillas. La Nº 28 lleva camino de labrarse una gran carrera en las anillas.
Ozcoz sigue estando más o menos donde estaba antes de la cita. Pitos fanáticos oídos en La Misericordia, al margen. Sigue en la cima, aunque con menos ventaja de la que gozó hace unos años. Cierto es que el ciclo va de bajada, pero no es menos cierto que los intentos de enterrarlo siguen siendo vanos. Son ya varias décadas y como decía Julio Iglesias, la vida sigue igual. La pérdida de la Nº 472, le pesará. Aunque toda la vida se han ido vacas buenas. Reponer con una igual, casi imposible, pero otras tendrán que dar la cara ahora.
Domínguez, pues ya parecía antes del concurso que dos de las tres vacas no estaban al nivel de Zaragoza este año. Una lo dejó claro y la Nº 09, sigue siendo muy brava, se acepta. La Nº 015, gran vaca. Esa fue la que le hizo sacar la cabeza en La Misericordia.

En general el problema es grave. No hay apenas 12 reses del nivel que requieren las anillas de Zaragoza en todo el panorama nacional. Cada vez menos concursos y cada vez menor nivel ganadero. Se lo tendrían que hacer mirar muchos, que no sacan ni una vaca en toda una ganadería. Si no tienen vacas apropiadas (las bravas son las que valen para esto), no se les contrata para hacer concursos. Si no hacen concursos, menos aún van a tener vacas para anillas. Está la cosa muy mal.
Cuairán número 1
Foto: Estefanía
En cuanto a los recortadores va a haber un vacío de poder. Manolo se va y deja un hueco que habrá que ocupar como mandón de las anillas. Está claro que el testigo lo recoge Cuairán, soberbio en Zaragoza y el recortador en activo con un mejor palmarés. Ha sido dominador desde 2009 junto con Manolo, con el paréntesis de 2012. El de Borja tiene que ser ahora capitán general en las anillas. 
Salen reforzados de Zaragoza / Temporada 2013: Héctor Colás, que ha acabado bien el año aunque no lo empezara bien. Rodrigo Puértolas ha progresado enormemente gracias a empezar la temporada con Manolo. Héctor y Jesús y Jaume y José Manuel, por la buena temporada que han hecho, metiéndose entre las mejores parejas del circuito. Javier Navascués por la raza demostrada en Zaragoza, queriendo meter la anilla para llegar a la final, aún a costa de saber que iba a ser cogido.
Y cómo no, Mario González, que es el futuro de las anillas. Por raza, pundonor y mentalidad ganadora, está llamado a hacer historia en los recortadores. El concepto de entender esto de Mario es el que hace falta para que las anillas resuciten. Capacidad de sacrificio para entrenar y estar fuerte, orgullo para no dejarse ganar la pelea nunca y rasmia como para tirarle a cualquier vaca sin aliviarse. Con unos cuántos más con esa mentalidad, las anillas llenarían las plazas.
En conjunto hay una consecuencia importante tras Zaragoza. Nadie es imprescindible. Durante la temporada ya pasó en otras citas la ausencia de parejas importantes. Y no pasó nada. Como hubo nueve parejas que sí quisieron dar la cara con el formato de eliminación, pues el Campeonato Nacional se disputó con total normalidad. Y no fue el peor de los últimos años, ni mucho menos.

En cuanto al circuito de las anillas en general, la cosa está clara. La mentalidad de unos es casi antagónica con la de otros. Unos no tienen problema en asumir retos, otros no quieren. Normalmente las declaraciones en las entrevistas que hacen en los concursos televisados, dan muestras de cómo piensa cada uno por el bien de las anillas.
El formato salió reforzado en Zaragoza. Todo de lo que se le acusa, se demostró falso. Un dato. Ante la posibilidad de un empate en la final, Manolo y Mario hablaron y acordaron que a desempatar con una tercera vaca. Si se tiene orgullo, se piensa así. Y no son de boquilla, lo demostraron en la arena. 
De lo de dejar a parejas fuera, mejor no hablar. ¿Quién faltaba en Zaragoza al margen de las tres parejas que no quisieron salir? Esa supuesta solidaridad, que se vea en los concursos que se cierran a 10 pudiendo ser a 12, o aún más en los que se cierran a 5. Entonces habrá coherencia. El día que algunos crean que hay 20 parejas para poder salir en Zaragoza, ¿qué se pedirá? Menos postureo corporativista y más ver la realidad y decirles a unos cuántos compañeros la verdad. Es decir, si queréis salir en Zaragoza, espabilad.
O cambia la mentalidad y se sale a todos los concursos como se sale en Zaragoza, o esto se irá muriendo lenta y agónicamente. Faltan ganas de querer ser mejor, de progresar. No se ven ganas de ganar. Lo sacrificado es prepararse físicamente para estar en plenas facultades. ¿Cuántos de los que salen a los concursos lo hacen?
Aquí a nadie se le obliga a ser recortador. Si se quiere ser, hay que asumir que hay que hacer sacrificios por una razón fundamental, en los tendidos se sienta gente que ha pagado por verlos.
Estas son las consecuencias del XXXI Campeonato Nacional de Recortadores.

lunes, 11 de noviembre de 2013

XXXI CAMPEONATO NACIONAL DE RECORTADORES (LA FINAL Y EL FINAL)

El sorteo.
Foto: Estefanía
Final para las que habían sido las tres mejores parejas de la mañana. Lo que significa poder verlas una vez más, disputándose la victoria. Indiscutiblemente, eso mejora el espectáculo.
En chiqueros tres vacas, muy equilibradas sobre el papel en cuanto a anillas que podían conceder. Una dura y complicada de pitones y dos muy fuertes. Es decir, que, siempre sobre el papel, se evita la posibilidad de ser Campeón Nacional por suerte. Había que ganarse el título con tres vacas de gran nombre. Los que quieren ser los mejores y demostrarlo en las citas importantes, obviamente quieren que sea así como se decida quién es el mejor.
Ah y dos de los seis recortadores participantes en la final, fueron cogidos en la primera ronda. Y ahí estaban. Sombrerazo para la raza de Mario y Javier.

Lidia perfecta.
Foto: Estefanía
Maestría.
Foto: Estefanía
La complicada de pitones y difícil de entender, para la pareja de más mano. Dos minutos trabajando a la de Eulogio, que estuvo como siempre, pero que se encontró a la mejor pareja que le ha tocado en su carrera. Una anilla en dos minutos, pero entraron en el tercero y la apoteosis. Cuairán en estado de gracia y Manolo, ahora sí, aportando la maestría que nadie del escalafón posee. Un final de actuación colosal con dos recortes y dos anillas para recordar. En la cuenta atrás llegó la anilla de hasta siempre de Manolo. Cinco y a esperar.

Todo poderío.
Foto: Estefanía
Gran anilla.
Foto: Estefanía
Héctor y Mario se fueron sin complejos a por la Nº 89. Mucho nombre que se cargaron con decisión. La que otros ni recortaron, estos casi se la comen. Mario es un portento en facultades y en corazón. Se les dio la señal de tiempo y a recortar. Mario al primero insultantemente sobrado y Héctor secundando a la perfección haciéndole pupa a la de Ozcoz. Le dieron sin contemplaciones y recortaron mucho más de lo que se había recortado a esta res hacía mucho. No estuvo la vaca como pareció, no anduvo lejos de lo que ha sido los dos últimos años. Simplemente es que recortando así, se puede con todas las vacas. Una anilla y varias falladas.
En la tercera vaca de la final, el suceso amargo. Javier apuró demasiado entrando al burladero y la de Ozcoz no perdonó, lo cazó, pero dejándose la vida en el remate. Maltrecho Navascués y muerta "Avispada". Revuelo y situación nada agradable por ver a la res en la arena.
Lo que nunca debió haber sucedido es lo que pasó después. Un esperpento que ni para plaza portátil, se produjo en la catedral de las anillas. Se sacó una sobrera a modo de exhibición. No tenía ni pies ni cabeza. El reglamento dice lo siguiente, y lo deja muy claro:
9 - Lesión de una vaca: Si una res se lesionara de alguna manera, bien rompiéndose un pitón, bien lastimándose alguna extremidad, bien sufriendo algún tipo de golpe, que impidiera su lidia normal, será retirada a los corrales contabilizando las anillas que hasta entonces haya conseguido la pareja. Si saliera lastimada o con alguna tara producida en los corrales, igualmente se retirará y la pareja perderá su actuación en el concurso. Si una res está lastimada o no, se decidirá de común acuerdo entre el ganadero y las parejas que ejercen de jurado. A fin de determinar si puede continuar la lidia o debe pasar a los corrales.
No se entiende el empecinamiento en pedir una vaca de exhibición porque no iba a tener validez alguna lo que sucediera. Para colmo, apenas pasó nada. No debería haberse accedido de ninguna manera. La pareja, se hubiera quedado con el buen sabor de boca de la raza de su primera actuación. Era lo que procedía. Faltó seriedad.
Y se llegó a la entrega de trofeos. Una de las más emotivas que ha habido en la historia del Campeonato Nacional. Se comunicó la retirada de Manolo Pérez. 
Por delante, el premio a la mejor pareja, con justicia, para Héctor y Mario. Y después, además de recoger el alfareño su quinto Campeonato Nacional junto con Cuairán, que conseguía su tercero, llegó la despedida. 
El reconocimiento de todos sus compañeros.
Foto: Estefanía
Despedida con honores y con un gran trofeo preparado por Toropasión. Emocionado Manolo recibió el cariño de todos los presentes y de todos los que quieren a las anillas. Tocaba rendir pleitesía al mejor recortador del momento. Se iba en la cumbre y dejando una carrera con un palmarés de los mejores de la historia. Se cometió alguna torpeza porque había que diferenciar el Campeonato Nacional de 2013, del homenaje a una carrera. Así como que la puerta de grande no es la que está al lado de toriles. No se duda de la buena voluntad, pero lo que se vivió, siguiendo el guión iba a ser más bonito aún de lo que fue.


Corte de coleta de Adriana.
Foto Estefanía
Mucho se le va a echar de menos, en la arena y fuera de ella. En la arena metiendo anillas y fuera luchando para que los concursos sean mejores y que las anillas recuperen el sitio que han perdido. Con el tiempo se verá eso. 
Hasta aquí la final y el final del concurso. Pero queda analizar las consecuencias y las conclusiones que se se pueden sacar de la edición de 2013 de cara al futuro.

jueves, 7 de noviembre de 2013

XXXI CAMPEONATO NACIONAL DE RECORTADORES (HASTA QUE SE LLEGÓ A LA FINAL)

Presentación
Foto: Estefanía
Y se abrieron los toriles... Se iban a superar con creces todas las previsiones. Cierto es que no eran altas las expectativas, pero no es menos cierto que se vio en la arena algo de nivel alto, y muchísimo mejor de lo que se vaticinaba.
Gran anilla de Cuairán
Foto: Estefanía
Manolo y Cuairán abrieron plaza. Manolo directamente no estuvo y Cuairán sacó galones para meter a la pareja en la final, tres anillas sensacionales. La Nº 09 de Domínguez sigue siendo brava y da gusto verla galopar. En cuanto a picante...
Adrián y Carlos debutaban en Zaragoza. Debutaron en el último minuto de la actuación, antes no lo vieron. Cuando lo vieron se vinieron arriba de manera inversamente proporcional a la Nº 636 de Ozcoz. Con más decisión se podían haber metido en la final.
Rubén y Quique dieron la cara y estuvieron a la altura de Zaragoza. Lo intentaron durante los tres minutos y demostraron tener el puesto ganado para el Pilar. La Nº 202 de Eulogio también demostró que tenía que estar y que se había ganado el puesto. 
"Pericolo" y "Copica" desaprovecharon a la que no tenía que estar. Saben ellos mismos que se tenían que haber metido en la final con un número de anillas alto. La Nº 154, como no tenía que haber salido, porque ya se sabía durante toda la temporada que no estaba al nivel, pues no estuvo por debajo de lo previsible.
Jaume y José Manuel lo intentaron sin parar. Seguramente sin consentirle los terrenos de dentro hubieran sacado más partido. Les falló la mano. Se deben quedar con que su primera temporada en las anillas ha sido buena y tienen proyección para consolidarse. Llegar a Zaragoza en la primera temporada, no está al alcance de muchos. La Nº 27 de Domínguez no era para este concurso. En la propia casa había alguna otra de mayor nivel.
Imanol y Rodrigo se equivocaron en la lidia. Nunca ha sido una vaca para ir de dos en dos. Si además se le hace a una vaca con 16 años, pues estaba claro que no iban a meter anillas. Para servidor, la actuación estaba concluida con la cogida. El tiempo no se puede detener exactamente en ese momento, por lo que estaba acabada. Y se debe asumir la decisión y no protestar de manera airada. Eso da una imagen lamentable.
La 718 de Ozcoz
Foto: Estefanía
Se fue la de Ozcoz de los concursos tras 12 participaciones (ahí queda eso) en el Campeonato Nacional de Recortadores, haciendo presa en el último recorte. La Nº 718 de Ozcoz es una vaca para hacerle un monumento.
La 28 de Eulogio
Foto: Estefanía

Héctor y Jesús tuvieron un auténtico quebradero de cabeza con la vaca de su debut en el Pilar. No supieron lo que había que hacer y se fueron casi inéditos. Deberán quedarse con la buena temporada que han hecho para afianzarse en la clase noble de las anillas. La Nº 28 de Eulogio es una de las mejores vacas que se puede ver en las anillas en estos momentos. En Zaragoza lo ratificó.
Soberbio Mario
Foto: Estefanía
Héctor y Mario iban a empezar a levantar el concurso. De primeras cogida en tablas a Mario, fea pero que no pasó a mayores. Y a partir de ahí, recital. La raza del turiasonense fue refrendada por el ejeano. Le dieron de lo lindo a la vaca y la actuación fue vibrante. Tres anillas y a la final. La Nº 628 de Ozcoz estuvo bien, pero se encontró a una pareja dispuesta a todo. 
Se quedó para meter la segunda anilla Javier
Foto: Estefanía
Y cerraban la primera ronda Javier y David. Necesitaban una anilla tempranera o dos si la primera tardaba. Tardó porque al principio no se confiaron. Pero en un final de actuación tremendo, Javier sacó casta y le metió una segunda anilla. Se la metió aún a sabiendas de que lo iba a coger. Ese orgullo del cirbonero es el que hace falta en las anillas. ¿Cuántos lo hubieran hecho? Pero de verdad eh, no de boquilla. La Nº 015 de Domínguez estuvo muy bien. Es una gran vaca que pese a la edad sigue funcionando. Vamos, una redundancia, las grandes vacas son las que funcionan durante mucho tiempo.
Tras ellos, Nicolas Vergonzeanne se despidió de una manera mucho mejor que el año pasado. Se lo merecía, aunque el toro, desrazado, no fue el ideal. Aún así, da gusto verlo una vez más y recibir una ovación como procedía. Un apunte, en Francia aprenden a saber estar y él no quiso ser protagonista. Tomen nota muchos a esta parte de los Pirineos que se creen lo que no son. Han compartido plaza con él muchas veces y no se les ha pegado nada.
Así pues, una primera ronda mucho mejor de lo esperado. Una primera ronda para desmontar teorías en contra del formato de eliminación. Piensa el ladrón que todos son de su condición... Mario y Héctor con dos anillas estaban clasificados y metieron una tercera... Javier y David, clasificados ya con dos anillas, tiraron a recortar en la cuenta atrás para meter alguna anilla más... Con las más fáciles no se pasó a la final... Y con dos recortadores cogidos, se disputó la final sin que ninguno de los dos hiciera un solo gesto de no poder continuar... Pues eso...
Se preparaba la final...

miércoles, 6 de noviembre de 2013

XXXI CAMPEONATO NACIONAL DE RECORTADORES (ANTES DE ABRIRSE LOS TORILES)

Más de 30 años ya del Campeonato Nacional de Recortadores. El de toda la vida. Porque una vez más habrá que recalcar, que el Campeonato de España es este, el de las anillas. La historia es la que es y nunca se podrá cambiar.
En cuanto a asistencia de público son los peores momentos vividos nunca. Es muy triste pero es una realidad. Se puede mirar hacia cosas que, si bien es cierto que seguramente inciden, como que lleva casi una década el festejo en fecha poco apropiada, que se televisa (esto es demostrable que no perjudica, es más, si se supiera aprovechar, ayudaría), o que las dos últimas ediciones han estado enrarecidas cada año por un tema diferente, amén de la subida constante del precio de la entrada. Pero eso es buscar excusas. Que falta cultura taurina que hace no saber ver que las anillas tienen más mérito que otras disciplinas que llenan, pues es una evidencia, pero contra eso tampoco se puede luchar. Y lo que hay que hacer es mirarse para dentro y ver que el problema mayor es que no hay un nivel alto ni en vacas, ni en parejas. En parejas hay lo que hay, y no hay tantos buenos como parece, ni tantos como para cumplir el expediente cuando la cuesta es empinada. Falta orgullo y mentalidad ganadora en cantidades industriales. En vacas, casi peor aún está la cosa. Muy pocos pueden hacer un concurso en solitario con 10-12 reses de garantías. Para el Pilar cuesta pensar en 12 vacas del nivel de Zaragoza en todo el panorama nacional. Nada más que añadir.
Así que menos de media plaza en La Misericordia, esta es la realidad contra la que algo habrá que hacer. De momento, ya se está haciendo desde 2011 con los cambios de formato, que a todas luces lo hacen más atractivo de lo que era.
La decepción llega cuando por, diferentes circunstancias, en la cita de 2013 no han estado ni las mejores vacas, ni las mejores parejas. Eso ha sido una realidad. Lo fácil, achacarlo a la organización, que obviamente algo tendrá que ver, faltaría más. Sin embargo, escarbando en lo que hay detrás de, para que no estuvieran todos los debieran estar, la explicación se encuentra por un lado en caprichos e incoherencias, por otro en malas artes. El victimismo es el reconocimiento de la culpabilidad.
Con estos antecedentes, la cosa estaba cuesta arriba para la edición de este año. Ausencias por voluntad propia de tres parejas (1ª, 4ª y 5ª en la clasificación), con comunicado dando explicaciones, que se publicó sin el consentimiento de todos los firmantes y que quedaba vacío en argumentos sólidos, además de atufar a teledirigido. Formato de eliminación por segundo año, que objetivamente es una manera mucho más justa de determinar el campeón nacional que con el formato tradicional. Que el concurso hubiera sido, en teoría, mejor con esas tres parejas, pues seguramente, pero que fue más o menos la misma gente a la plaza que el año anterior cuando participaron, es una certeza. Nadie es imprescindible.
La selección de vacas, mejorable también. Tampoco faltaban tantas, pero es verdad que algunas debían estar. Ahora bien, si uno mismo se cierra las puertas a que lo llamen, pues esto es lo que hay. Por desgracia, con tan poco para elegir, la ausencia de tres vacas de las mejores de la temporada, hace que sea difícil encontrar reemplazo.
Una vez elegidas, finalmente hubo un cambio. La Nº 461 de Ozcoz se sustituyó por la Nº 154 del mismo hierro. El espectador se quedó sin ver en la arena de La Misericordia a una de las mejores vacas del año. Y eso no puede ser. Que se les meta en la cabeza a los participantes que el Campeonato Nacional está por encima del formato que se haga. Es decir, el ganado es innegociable. Si se hace el formato de eliminación, se han de seleccionar las 12 reses y luego dejar para la final las, a priori, 3 más fuertes. Si en la primera ronda queda alguna que despunte, pues mala suerte. Después se ve desaprovechar muchas vacas con posibilidades de más anillas y nos quedamos sin ver anillas y sin ver vacas. Una vez más los de pantalón blanco deberían pensar antes en el que paga, que en ellos mismos.
No era halagüeña la previsión del concurso. Pero se abrieron los toriles y...


jueves, 24 de octubre de 2013

Nº 472 "AVISPADA"

En la primavera de 2008 se probó una novilla colorada en esa finca de El Burgo donde siempre prueba Ozcoz. A las primeras de cambio se vio que se estaba ante un proyecto de vaca de categoría. Como siempre, habría que esperar para ver si confirmaba lo que parecía. Pero ya en esa primera prueba se metió al callejón detrás de Mariano Ruiz. Estaba claro que iba a ser una res con gusto por rematar, así como ser rápida. Toda su vida, la velocidad, iba a ser una constante en sus actuaciones.
A partir de ahí, arrancaba la carrera de una vaca que iba a hacer historia en las anillas. 
Fue en 2008 donde permitió las dos únicas victorias. De cuatreña y ante dos parejas de gran nivel. Y ya en su primera temporada en los concursos, decidieron sus propietarios que debía ser una de las que formara el lote del Pilar. Ahí no estuvo bien, las cosas como son.
En 2009 siguió en su progresión y potenció aún más una de sus principales cualidades. Era rápida como ella sola. Pero como vaca lista que iba a ser, comenzó a hacer cosas feas cuando la batalla de la pareja era escasa.
En 2010 solo estuvo en un concurso, porque Ozcoz veía que la vaca no estaba para salir a las anillas. Le faltaba asentarse. 
Fue en 2011 cuando volvió al circuito y lo hizo ya para quedarse. Acabó la temporada a gran nivel y ya mucho más centrada. De haberse hecho la selección de las vacas del Pilar, esperando al concurso de Fuentes de Ebro, hubiera estado en La Misericordia. Aún así, ya se metió entre las 12 mejores de la temporada.
2012 fue su año. Un año inmaculado para la vaca. Estuvo muy fuerte y dejó acciones para el recuerdo. Remates espectaculares. Especialmente el que hizo en Tarazona. Cuando una vaca se tira así en tablas, con ganas de coger, lleva mucho dentro. Fue una de las seleccionadas para la final del Pilar, por el nivel dado. Con todo merecimiento fue la mejor vaca de la temporada.
Y llegó a 2013 en el aire de 2012. Pero con un año más de funcionarle la cabeza, lo que la hacía más complicada aún. Grandes remates también en Segorbe, Calatayud y Borja. Llegó a Zaragoza, saliendo de nuevo en la final del Campeonato Nacional. Era una de las más temidas. Pero ahí acabó su carrera y su vida.
Lo que nunca se recordaba en un Concurso de Recortadores, pasó. En una de las primeras arrancadas, Javier Navascués apuró demasiado para entrar al burladero y la vaca no lo perdonó. Se fue con todo a querer cogerlo y en la cogida se dejó la vida.
Aunque parezca exagerado recurrir al tópico, lo cierto es que murió matando. El ansia de querer coger, la llevó a dejarse la vida partiéndose el cuello en un remate brutal. Alcanzó a su presa y se desplomó sobre la arena. 
Ahí acababa la carrera de una de las mejores vacas del panorama actual. Una vaca que reunía grandes virtudes y casi todas ellas potenciadas hasta el extremo. Una vaca que tardará tiempo en olvidarse por todos los aficionados a las anillas. Salen muy pocas a lo largo de la historia que transmitan tanto como transmitía esta Nº 472.


Era una res fuera de lo común. Una vaca que salía a la arena andarina normalmente y que jugaba al despiste. Cuando el recortador se creía a salvo, llegaba un cambio de ritmo como muy pocas vacas en la historia han tenido y recortaba el terreno a velocidad de vértigo. Ese animal de postura encogida, pasaba a ser una locomotora que llegaba con todo hasta el final.
Al recorte entraba con mucha fuerza, por eso los embroques siempre fueron muy complicados. Entre que ella llegaba fuerte y que el recortador sabía que si se quedaba mucho en la cara lo podía pagar caro, fueron muy pocas las anillas que se le pudieron meter, cuando dejó de ser novilla.
Su sello siempre fue lo que sucedía tras el embroque. Si el recortador se quedaba en la cara, el desenlace estaba cantado. La de Ozcoz se iba hasta el final con todo. Quedarán siempre en la memoria remates realmente espectaculares de vaca enrazada de verdad. Quería perseguir a la presa hasta donde fuera necesario aún a sabiendas de los importantes golpes que se daba contra la barrera. Maravillas de la casta. Especialmente se podrán recordar los remates en Tarazona 2012 tras Héctor Colás y en Calatayud 2013 detrás de Mario González. 
Una vaca con nueve años, se dejó la vida en la tronera del burladero del tendido 6 de La Misericordia en el Campeonato Nacional de Recortadores. Una vaca que a parte de anillas había hecho capea. Muchos kilómetros en sus lomos y por lo tanto desengañada a más no poder. Pues llega y remata con tanta fuerza como para matarse en un Concurso de Recortadores. El hecho habla por sí solo.
Con más gloria no puede morir un animal. En el albero que pisan las mejores vacas y en la que es la catedral de las anillas. Una lástima que muriera, pero con su muerte, pasa a convertirse en un animal mítico. Siempre será recordada por lo que fue y por cómo murió. Murió con la bravura y la casta por bandera, como deben morir los animales de lidia. Su última acción fue para hacer presa y la hizo, no le importó dejarse la vida en ello.
Esto fue capaz de hacer en la temporada 2012, un vídeo que resume a la perfección la gran vaca que se ha ido.

Tardará mucho en volver a salir otra vaca como esta. Como homenaje a ella, una propuesta. Ya que en el Campeonato Nacional de Recortadores entran en liza las mejores vacas de la temporada, se podría instaurar el premio a la mejor vaca del festejo y que llevara el nombre de premio "Avispada".
 


"Avispada" Nº 472 de Hermanos Ozcoz
Murió en La Misericordia en el XXXI Campeonato Nacional de Recortadores el 6 de Octubre de 2013

* Acabó llevándose, por segundo año consecutivo, el premio a la Mejor Vaca de la temporada también en 2013.



viernes, 30 de agosto de 2013

CALATAYUD, EL CONCURSO


Calatayud, Pilar aparte, es el concurso. La cita más importante del año, la más fuerte, la más antigua y la más prestigiosa. El concurso que todos los recortadores querrán tener en su palmarés tras el Campeonato Nacional. Eso los que tengan orgullo, claro está.
33 ediciones ya de esta cita, que se dice pronto. Por historia lo tiene todo ya Calatayud, pero le faltaba puesta en escena. En eso se ha dado un paso al frente en 2013. Interpeñas ha remozado el concurso, lo que le da mayor categoría aún. Se instaló megafonía para el festejo, se cuidó la presentación y los trofeos tuvieron las anillas como protagonistas. Así, sí. Todo lo demás, ya lo hacen la historia, el marco y el contar con la ganadería más fuerte del momento.
Como siempre, nivel muy alto en cuanto a ganado, aunque la realidad es que en el panel de control de Ozcoz, empieza a encenderse alguna alarma. Tener que completar Calatayud con 468 y 403, es un dato significativo. Siguen sacando las castañas del fuego las 122, 461, 472, 628, 636, las sempiternas 89 y 718 y la franca progresión de la 511. La 813, se irá al banquillo una temporada.
Las parejas ofrecieron un buen concurso, con aspectos mejorables, pero con pasos adelante que son buenos en la temporada. Cuando se ha avivado la competencia, no se quiere quedar nadie atrás. Lástima que haya que azuzarles para que den lo que pueden dar. Qué pena que se acomoden cuando no hay presión.
Adrián y Carlos, echaron ambos intermitentes, que no se entiende porque ellos pueden por el derecho, se lo deberían de creer. Rubén y Javier estuvieron muy bien. El primero está yendo a más, y no se quiere descolgar de una élite en la que casi siempre ha estado.Diego y Quique, también muy bien, con Quique aportando solvencia en su mejor temporada y Diego dando la cara ante vacas fuertes dando un buen nivel. Héctor y Jesús no lo vieron por ningún lado. Javi y Diago, duraron poco juntos tras un palizón tremendo a David. Por fortuna nada más que lamentar. De Héctor y Mario solo se puede hablar de los tres recortes magníficos del turiasonense, especialmente el tercero que fue de poner los pelos de punta. Asier y Morella solo estuvieron a portagayola. Mikel y Rodrigo dieron un nivel altísimo, siendo la pareja que mayor decisión tuvo. Se la jugaron y lo dieron todo ambos durante los tres minutos. Merecido premio a la mejor pareja. Patxi y Roberto estuvieron a la altura de una vaca exigente con dos grandes anillas del segundo. "Pericolo" y "Copica" tuvieron un tercer encuentro con la misma vaca y otra vez fallaron en saber lidiarla. Y Albert e Iván pecaron de falta de decisión. Habiendo premio con una anilla, hay que tirar mucho más. 
Esto fue lo que hicieron 11 parejas en el concurso. Faltan los ganadores, que fueron una vez más Manolo y Cuairán. Tercer título para ellos como pareja. Actuación solvente, que tenía que haber sido de más anillas, pero que dejó una sensacional de Manolo, que fue la tercera. Lo del riojano con el coso de La Margarita es un idilio. En las últimas 11 ediciones, ha ganado 8 y quedado segundo en las otras 3. Por el medio, unos cuántos premios de Mejor Pareja. Y todo esto con Álvaro Moreno, Quique Giménez, José Ángel Ortega "Tacheli", Alejandro Cuairán y Mario González. ¿Algo más que añadir? Comienzan a escalar puestos en la clasificación.
Este fue el Calatayud de 2013, un concurso muy bueno, a la altura que merece la plaza y la historia del festejo. Interpeñas ha dado un salto de calidad. Ha ido a mejorar los detalles y eso es bueno. Aún falta por ejemplo en el capítulo de difusión. Cartel atractivo, campaña publicitaria, vídeos promocionales y presencia en redes sociales. Todo eso, sumado a que la fecha de Calatayud es la primera que se pone en la temporada, hará que ya no le falte ningún ingrediente. Este año, en mala época, más gente fue a la plaza. Hay que seguir avanzando para lograr que se llene. El concurso lo merece. 

sábado, 3 de agosto de 2013

RICLA, UN REFERENTE

En Ricla, otra piedra más para ir reconstruyendo la temporada. Si al final van a demostrar que, si quieren, pueden... No se vivió en el coso "Gitanillo de Ricla" lo de Teruel en cuanto a emoción, pero sí que fue un buen concurso.
La suspensión de la semana pasada afectó a que hubiera un menor número de espectadores, pero aún así, la respuesta en los tendidos fue buena. 
El concurso tuvo muchas cosas que mencionar. Que Ozcoz por fin echó en Ricla un lote parejo sin que se escapara ninguna que no tenía que estar. Así como que algunas vacas van a menos y eso las parejas lo están viendo.
Que Mariano y Diago hicieron un concurso muy bueno. Es bueno para las anillas que esta pareja vuelva a la pelea. Que Asier y Morella arreglaron parcialmente lo visto en Teruel, que también es bueno para las anillas. Que Patxi es bastante mejor recortador de lo que le quieren hacer ver. Que Rubén y Quique estuvieron muy bien y que a lo mejor podrían plantearse seguir juntos. Que Héctor y Jesús volvieron a pescar y con el segundo de Ricla se meten terceros en la clasificación. Que Manolo y Cuairán no estuvieron mentalmente en Ricla, lo que es malo para las anillas. A todo esto sumarle los detalles de otras parejas.
Aunque sin olvidar, que para quedarse en la cara, se dieron poca coba. Se pasó mucho por la cara sin apreturas, aunque bueno, por lo menos se recortó mucho. Se acepta, siempre pidiendo más para la próxima.
Y la reflexión en general sobre la temporada. Cuando se les dan toques de atención, los recortadores espabilan. Han puesto algunos sus barbas a remojar, así que ahora el abanico de parejas se abre. Algunos se quedarán atrás, otros se meterán en grupo de cabeza. Esto es bueno para las anillas, hay competencia por fin. El que quiera seguir en las listas de los concursos, tendrá que espabilar. Ah, y los turolenses merecen sitio, que no se le olvide a nadie.
Y Ricla, pues un referente en las anillas ya. Las tres últimas ediciones han puesto este bonito coso en el mapa de las anillas. Se hace un concurso de nivel y dándole categoría. Las bases están sentadas para seguir acudiendo muchos años a Ricla en Julio. Que así sea.

jueves, 11 de julio de 2013

NO SE SABEN EL REGLAMENTO

Se consensúa un reglamento hace unos cuantos inviernos ya, y ni los propios implicados se lo saben. Pues apañados estamos. Se escribieron las normas que siempre habían tenido los concursos, pero que nunca se habían plasmado. Lo aprobaron una gran mayoría y lo acataron todos los participantes. Con ese hay que regir los concursos, publicado en esta web está: 


Los reglamentos requieren de actualizaciones, porque siempre aparecen nuevas situaciones que hay que ir acotando para no dejar nada fuera de lo "legal". 

El de las anillas ahí se quedó como se redactó ese invierno. Y está bien, se podría pulir y añadirle lo específico al nuevo formato de eliminación, pero es perfectamente válido. ¿Entonces por qué no se cumple todo lo que pone? ¿En qué no se cumple? Vamos a ello.

4 - Desarrollo 
Cada pareja participante actuará durante 3 minutos. El tiempo empezará a correr entre 15 y 20 segundos después de saltar la vaca a la arena. Una vez comience el tiempo, el cronómetro sólo se detendrá en los casos indicados en el punto 5.
6 – Validez de las anillas 
Las anillas serán válidas durante los 3 minutos que dura la actuación de la pareja. No siendo válidas las introducidas antes de comenzar el tiempo, o las que se metan concluidos los 3 minutos. Tan sólo se exceptuarán las anillas conseguidas tras una acción que comience dentro del tiempo. Es decir, se dejará finalizar las acciones iniciadas dentro del tiempo de los 3 minutos.

Es decir, el tiempo, según el reglamento, tendrá que comenzar cuando la vaca lleve entre 15 y 20 segundos. Y si se le meten anillas antes de ese tiempo, no valen. Entonces, ¿por qué se da el tiempo de salida a una pareja si se pone a portagayola? Según el reglamento, no se puede. O se cambia el reglamento, que eso no se debe hacer en mitad de una temporada, o se aplica el que hay. Aplicándolo, pues la pareja que quiera se puede poner a portagayola si lo desea, que tiene un gran mérito y se alaba, porque una cosa no quita la otra, pero el tiempo no se les dará hasta entre 15 y 20 segundos después de salir al vaca. Y si meten anillas en ese tiempo, no valen. Choca porque un miembro de la pareja que está comenzando así sus lidias, firmó el reglamento. Es que además si no, pasan cosas raras como que, en Alagón y Teruel, se ponen a portagayola, sale rana la tentativa y como no se recorta, no comienza el tiempo. Pues no tiene sentido, la verdad.

5 - Paradas de tiempo
Se detendrá en los siguientes casos:
- Cuando haya un momento de riesgo patente en el que salgan al quite varios compañeros.

¿Se para siempre el tiempo cuando se sale al quite? ¿Se aprovechan algunas parejas de ese momento de apuro para entrar a la vaca que está pendiente de otros en ese momento?

10 - Desempates
Si al final de un concurso existiera empate en el primer puesto entre dos o tres parejas, habrá de realizarse un desempate.

Este punto número 10 debe incluir un asterisco. En la nota pondrá, todo esto será así salvo en Pamplona, que no se va a hacer aunque de tiempo antes de la una, que es la hora límite para la conclusión del festejo. Se denominará norma PSHLQLPPLC (Pamplona Siempre Hace Lo Que Le Pasa Por Los...)

Además de estos tres puntos, hay otro tema que lastra los concursos. Las paradas de tiempo por lesión. El esguince de pulmón está a la orden del día. Si no se está preparado físicamente, mala suerte. El que esté fuerte tiene que ser beneficiado. Hay maneras de atajarlo. Por ejemplo conceder un parón de medio minuto por lesión a cada miembro de la pareja en la actuación. Una vez consumido... Pues se siente si hay un golpe. Si se quiere atajar, se ataja. Si medio minuto es escaso, se puede subir a un minuto. Anda... si es lo que ya recoge el reglamento... Si es que nadie se ha preocupado de aprendérselo. La vuelta tras la lesión ya roza el cachondeo cuando no cuenta el tiempo hasta que no pisa la arena el lesionado. ¿Cómo? De eso nada, el tiempo a contar desde el momento que se recupere y ha de volver por el mismo punto donde estaba. Es que si no, se da vuelta por el callejón hasta tener la situación favorable. Vamos que sale rentable "lesionarse". Que no, que eso es hacer trampa y da muy mala imagen.

Y ahora el tema de desempates. Entre tres hay que hacerlo siempre. Bien, vale. ¿Y entre más? Seguimos en las mismas mirando a las avutardas. Es que como no se va a volver a dar un cuádruple o quíntuple empate... No no, en Teruel, el canto de un duro le faltó. Ni abriendo los ojos el formato de eliminación han sabido poner una norma. En caso de empates entre cuatro parejas o más, que gane la pareja que antes en tiempo haya metido su primera anilla. 

A ver si por lo menos, a raíz de este escrito, a alguno le da por, como poco, leerse el reglamento. Algo habremos ganado. Y ya solo les faltará ponerse serios para que la megafonía de un concurso no la pueda hacer cualquier persona, si no quien esté preparado sabiendo lo que se hace, así como dando una buena imagen hablando. Es que es prácticamente el árbitro de un concurso, como para que pueda hacerlo quien no está cualificado.

E inciso que no tiene que ver con esto. Gran alegría que una vaca con 15 años (las vacas buenas son las que siguen funcionando cuando son viejas), que siempre ha encantado a quien escribe por lo lista y enrazada que es, haya tenido el homenaje de pisar la arena de Pamplona y además lograr el premio de mejor vaca. Enhorabuena a los Hermanos Ganuza, actuales propietarios, a Juan José Laparte como criador y cómo no a una señora vaca: "Bailarina". 

Gran vaca la Nº 137 "Bailarina"

lunes, 8 de julio de 2013

RECONCILIACIÓN CON LAS ANILLAS

Con la de disgustos que nos están dando las anillas en los últimos tiempos, lo de Teruel es una reconciliación. Por fin llegó la demostración de que lo que se dice desde estas líneas en reiteradas ocasiones, es posible y además es el camino a seguir para luchar por las anillas. Ya tocaba una alegría después de un arranque de temporada enrarecido y en el que se iba de decepción en decepción.

De primeras, el sorpresón fue que hubo mucho público. Más que para el recorte libre del Domingo. Cierto es que la fecha era muy buena, pero la respuesta fue una alegría mayúscula. Que vaya tanta gente es bueno para todos, ganaderos, recortadores, aficionados y por supuesto empresarios.

Teruel, tierra con aficionados entendidos, capital de provincia y plaza de primera para festejos populares, tuvo un Concurso de Recortadores como merece. Uno de verdad, con vacas fuertes. Y no lo tuvo de rebote,  porque era lo pretendido desde el momento en el que se anunció en el cartel la ganadería y las diez vacas actuantes. Más claro, agua. Tauroemoción programó algo bueno de verdad.

Cartel del concurso
Si al mal momento de los recortadores, se le añadía que había hasta cuatro ausencias por diversas lesiones, tres de ellas muy importantes, la cosa no pintaba halagüeña. Pero se alinearon los planetas y tras el desencajonamiento previo, se vivió un concursazo en la capital turolense. Qué raza sacaron la gran mayoría de los de pantalón blanco. Con eso, al fin del mundo.

Lote fortísimo de Ozcoz. Alabándole que fue un lote de los más parejos que se recuerdan, porque no se escapó ningún bombón. Sigue siendo quien más fuerte puede presentar un lote de diez o doce. Y eso que hay menor nivel que hace unos años y que esta temporada tampoco parece que aún estén a su máximo nivel las reses. La excusa de la riada en la finca principal y del larguísimo viaje a Portugal de algunas de ellas, es válida ahora. Más adelante ya no valdrá. Con eso y todo, puede seguir diciendo, no tengo trono ni reina...

Según avanzaba el concurso se sucedían las buenas actuaciones de las parejas. Abriendo plaza "Pericolo" y "Copica" tuvieron su mejor actuación de la temporada. Se dejó la vaca, lo que no habla bien de ella. A Patxi y Roberto no les gusta por ningún lado la Nº 122, qué le vamos a hacer. "Glandu" (que sustituía a Jaume Orenga) y José Manuel, lo dieron todo, aunque tuvieron más decisión antes de que en una cruzada la vaca les tapara la salida. Los campeones de España pasaron inéditos por Teruel, se abrieron en los recortes y hasta se llegaron a ir en dirección contraria. Mario con la Nº 813 lo ve claro, Héctor no. Ozcoz tampoco lo ve claro con la vaca para las anillas. O se centra, o no será para esto. Albert e Iván le dieron mucho en tandas de dos a la vaca que siempre va a los medios y que ellos no le dejaron irse. Decisión y ganas. La Nº 89 volvió por sus fueros. Con tres recortes a una plaza se le ponen los pelos de punta. Sin anillas. Con una vaca sensacional y un recortador como "Chusky" que se los pegó extraordinarios. Cuairán (que no iba a salir, pero reemplazó a Manolo) y Rodrigo dejaron ir demasiado tiempo en colocaciones. La espera mereció la pena para ver la anilla del concurso. Grande Cuairán, pedazo de anilla. Gabi y Alejandro, estuvieron para quitarse el sombrero. El segundo atropelló la razón y se dejó coger, y la mala fortuna de un pistón lo dejó sin sentido. El primero estuvo perfecto recortando a una vaca difícil y hasta se paró en la cara. Y cerraron Héctor y Jesús, que entraron por la vía de la sustitución y que aunque recortaron a la vaca donde ella quiso, acertaron dos anillas y se llevaron el concurso para casa. Alegría por ellos, para que les haga coger más ilusión y progresar. Una a una, estas fueron las diez parejas. Y el inciso de que Imanol Sánchez como director de lidia, corroboró que es el mejor del momento con el capote a la hora de hacer los quites.

Y ahora las reflexiones. Si Jaume y José Manuel (aunque no salieran juntos en Teruel), Albert e Iván, Gabi y Alejandro y Héctor y Jesús, estuvieron así de bien en Teruel, sobre todo por ganas y arrojo para tirarle a las vacas, ¿se va a ser justo con ellos? Es que estos sí que merecen oportunidades porque sí que son nuevos ¿Se les va a llamar para citas posteriores? En la plaza se lo han ganado, ya no son opiniones, son hechos. Y el que quiera ese apoyo, que haga lo que hicieron esas parejas en Teruel con vacas tan fuertes. Son cuatro parejas que merecen estar en los concursos importantes, y si les sumamos a los que ya lo tienen ganado por nivel y trayectoria, como son Manolo y Cuairán, Mariano y Diago, Patxi y Roberto, Asier y Morella, "Pericolo" y "Copica", Héctor y Mario, "Chusky" y Sedeño, Y  los que se merecen contar con ellos como Mikel y Rodrigo y Adrián y Carlos... Ya tenemos muchas parejas. ¿Qué quiere decir esto? A sacar conclusiones. Si queda alguna duda, mírese la clasificación.

Concursazo en Teruel. Con todas las letras para cualquiera que entienda esto como ha sido toda la vida. Anillas igual a emoción y la emoción la da el riesgo. Riesgo que viene con las vacas fuertes. Muchos aficionados habituales de los Concursos de Recortadores, de los que llevan más de una, más de dos, más de tres y más de cuatro temporadas amando a las anillas, sumergidos entre turolenses en los tendidos, cantan lo que se disfrutó con el concurso. Cómo se valoró cada anilla y el mérito que se les dio. Se reconoció el altísimo nivel de ganado. Se vivió con tensión y con emoción. Las anillas se aplaudían con pasión, porque eran algo de mérito. Cuando se meten cincuenta y cuatro anillas en un concurso que las vacas permitían más de cien, los aplausos son apáticos. Y quien entiende, se aburre cual ostra. Esa es la diferencia. No olvidar que en todo festejo taurino el protagonista principal es el animal de lidia. Todo lo demás, secundario. Necesarios muchos, pero nunca a la altura de la vaca o el toro.

Las anillas en plazas importantes son esto. Quien piense que son otra cosa, si lleva pantalón blanco, que busque otras alternativas y si es aficionado, que busque otros festejos, porque aquí se equivoca. El que no pueda con este compromiso, que pulse el botón de parada y se apee en la siguiente.

Enhorabuena a Tauroemoción porque apostó por las anillas y salió bien, se agradece. Las anillas necesitan concursos así como el comer. Gracias de verdad a los recortadores por dar esta enorme alegría.