domingo, 17 de julio de 2016

LOS QUITES

¿Qué son las anillas? Emoción. ¿Dónde reside la emoción? En que hay riesgo. ¿Por qué hay riesgo? Porque la vaca puede coger a los recortadores. ¿Qué hacen los quites? Disminuir notablemente el riesgo. Es decir, si se sale excesivamente a los quites, se evita la posibilidad de que la vaca pueda intentar coger al recortador, ergo, hay menos riesgo, ergo, faltará emoción, ergo, las anillas pierden su esencia.



Tranquilidad, que se va a argumentar el primer párrafo. No habría que decirlo, porque es evidente, pero por si acaso, se dice. Nadie quiere cogidas. Nadie desea que las haya. Ojalá nunca las hubiera, ni nunca pasara nada grave. Pero la realidad es que sin cogidas, y sin la posibilidad de salir mal parado, no habría verdad, porque cualquiera saldría. Tampoco se duda de la buena voluntad de todos los recortadores, al salir al quite. Seguramente, todos creen que lo están haciendo bien, cuando salen. 

Es un problema quitarle picante a una comida que a nadie le gusta suave. Si se le quita eso, el producto es peor. Que una vaca haga hilo al recortador es lo que transmite emoción al que paga la entrada, que es quien mantiene las anillas. Si se sustrae sistemáticamente eso de los concursos, se deprecia el espectáculo. Se ha cogido el vicio de salir antes de.

Por delante, hay que asumir el que una vaca apure hasta tablas y remate. Es parte de las anillas y no hay que evitarlo, ni cortarlo. Que el recortador, cuando salga, contraiga el compromiso de que el animal pueda ir detrás de él y que, salvo cogida, no se le va a hacer el quite. Suena duro, sí, pero es que para ver luchas en igualdad, tiene que ser así. ¿Tendría sentido un combate de boxeo, en el que se frenaran los golpes más fuertes?

Si antes de pasar por la cara de la vaca, ya están los compañeros saliendo a la arena, eso es una capea, no un Concurso de Recortadores. Si cuando se llega a las tablas, las camisetas, chaquetillas y engaños, aparecen por encima de la barrera, esto no es serio. Cuando se llevan veinte metros de ventaja, de lado a lado de la plaza, no hay que cortar la arrancada, apareciendo por los flancos. No hay que asomarse por el burladero, para evitar un remate, porque seguramente ese remate es lo que quiere ver el que está en el tendido. No se deja a las vacas lucir, y además se las desengaña. Y no se les olvide, que gran parte de los que pagan la entrada, van por ver a las vacas, antes que a los de pantalón blanco.

El que quiera librarse de las cogidas, que entrene más y tendrá más piernas y mayor fortaleza. No se puede estar eternamente amparado en el, ya me la quitarán. Se le sisan muchos momentos emocionantes al espectador, por los malos vicios adquiridos, que además, últimamente están creciendo de manera alarmante. Recortar, no solo es ganar la cara, también incluye ponerse a salvo después del embroque.

¿Cómo se soluciona? Aplicando el reglamento. Esto dice el punto cinco:

5 - Paradas de tiempo
Se detendrá en los siguientes casos:
-  Cuando haya una lesión de uno de los recortadores.
-  Cuando sufra una cogida uno de los recortadores.
-  Cuando haya un momento de riesgo patente en el que salgan al quite varios compañeros.
-  Cuando haya una falta evidente de anillas siendo patente la demora.
-  Cuando la vaca salte al callejón.
-  Cuando la vaca quede atrapada en un burladero.

En el momento que se salga al quite, se para el tiempo. Y entonces, nada de lo que pase después, valdrá. Si al quite se sale según se arranca a recortar, el embroque llegará con el tiempo detenido. Si se mete la anilla, no es válida. Obviamente, tendrá que estar al micro alguien competente y que además no tenga problema en mojarse. La pareja que no quiera que no sean válidas algunas de sus anillas, por los quites, que pida claramente a los compañeros que no salgan a auxiliarlos, salvo cogida.

Lo curioso es que la gran mayoría de quites, son inoportunos e innecesarios. No hay peligro real. Se pone la venda, antes de haber herida. Y cuando sí que hay peligro y acaba en cogida, entonces no hay tantos quites buenos. Capítulo a parte merece la patética artimaña de aprovechar el quite y momento de desconcierto con barullo en la arena, para arrancar a recortar e intentar meter anilla. Sin darse cuenta, se cargan, poco a poco, el espectáculo.

Hay que tomar medidas ya. Se veía un aumento peligroso en las últimas temporadas, pero quizá lo vivido en Pamplona, debe ser detonante. Un final de actuación en el que se perdió la cuenta de los recortadores que intervinieron, y no solo de manera puntual, si no con protagonismo. Se pasó la línea del quite, y directamente se fue al segundo recorte a cortarla. Acabó siendo una capea. Gracias a ello, la vaca se vio desbordada en el final, y pudieron meter las anillas que les dieron el empate, que significaba victoria con las "Iruña rules". 


Mediten los recortadores y pongan remedio. Sin picante, esta comida no es lo mismo. Al que no le guste el picante, puede elegir otras disciplinas de sabor dulce. A ver si en Ricla, después de leer esto, se nota el cambio de mentalidad. Si no, que se ponga orden desde la megafonía, aplicando el reglamento.

*Nota aclaratoria: la actuación de Morella y Roberto en Pamplona, aún con los quites y colaboración de los compañeros, fue para recordarla. Tuvieron una raza y un mérito enormes. Hay que quitarse el sombrero con lo que hicieron en la arena pamplonica. Lo dieron todo. Colosal estuvo también "Vinatera". Pusieron a la plaza en pie. Hicieron los tres, afición a las anillas. Gracias a los tres navarros, dos de pantalón blanco y una colorada.

miércoles, 6 de julio de 2016

EL DELITO DE EULOGIO

Es chocante lo que sucede con Eulogio Mateo en las últimas temporadas y merece pararse a pensar. Comparece en pocas citas, muy pocas en relación al nivel que tienen sus vacas. No parece justo que goce de tan pocos concursos, después de venir demostrando en el último lustro el material que tiene el de Cárcar. Veamos cuál es la trayectoria de Eulogio Mateo en el pasado reciente.

Cimenta su ganadería Eulogio, sobre la sangre de Domínguez. Una procedencia que ha construido muchos hierros. A Eulogio le ha servido para hacerse ganadero. Con todo el piropo que supone, hacia su persona, el término. Ha sabido modelar bien la materia prima que adquirió. Además, en la parcela de los Concursos de Recortadores, la figura y consejos de un alfareño (Pérez de apellido), han aportado bastante al hierro de la E-M. El entorno, como siempre, define a una ganadería. No se sabe de bocazas o bobos alrededor de Eulogio.


En 2009, comienza su relación con las anillas. Realiza el Concurso de Recortadores de Lodosa. Ahí ya estaban las que le darían, años más tarde, la fama. 

Sería en 2011 donde aparecería por primera vez en la élite de las anillas. En Figueruelas, "Tina", "Montaña" y "Planeta". "Montaña" era una novilla y le cayeron 13, de la mejor pareja de entonces. No pasaba nada en el plano ganadero, las novillas a las que se les meten muchas, pero son bravas de verdad, solo hay que dejarlas crecer. "Planeta", gracias a ese concurso, se ganó el billete para el Campeonato Nacional. Hubo cambio en el formato ganadero, y tuvo cabida Eulogio con su Nº 233. Aquel día cumplió la vaca. Y acabó entre las 12 mejores del año.

Foto: Magda
En 2012 realizó dos concursos. Alagón y Cintruénigo. En Alagón cuajó una actuación muy buena con su lote de seis. A "Tina", "Planeta" y "Montaña", se sumaron la Nº 19 "Loca", la Nº 20 "Lechera" y la Nº 36 "Nocturna". Esta última, no tuvo mucha historia. Pero "Lechera" fue de lo más listo que ha pisado las anillas en los últimos tiempos, siendo dificilísima. Y "Loca", propició el triunfo, pero siendo brava y teniendo chispa. "Montaña" estuvo sensacional, se ganó su inclusión en Zaragoza. Ya no era "tonta"... En Cintruénigo, con lote de cinco, fueron las mismas a excepción de la Nº 36. La Nº 19, después de ese concurso, ya no saldría más a las anillas, por quedarse curra. En Zaragoza, "Montaña" y "Planeta", tuvieron buenas actuaciones, cada una en su estilo. Las dos se metieron en las 12 mejores de 2012.

En 2013 empezó y terminó la temporada. Estuvo solo en dos concursos, pero en capitales de provincia, Castellón y Zaragoza. Las tres mismas vacas en ambas citas. "Tina", "Montaña", "Planeta". En Castellón las tres bien, y con ello, a Zaragoza. Ya metía tres en Zaragoza Eulogio. En La Misericordia tuvieron poca guerra las dos primeras y estuvieron correctas, y "Planeta" se tuvo que enfrentar a la maestría de Manolo Pérez y Alejandro Cuairán. Ganaron con ella, como solo ellos lo podían hacer. Entre las mejores "Tina" y "Montaña" a final de temporada. Estaba consolidado Eulogio, pero no le servía quedar bien, para entrar en un número más alto de concursos.

Sí que tuvo esa recompensa en 2014. Hizo el concurso de Lodosa, donde en las seis aparecieron, por primera vez, la Nº 70 "Jardinera" y la Nº 31 "Sanjurja". Fue reclamado para Figueruelas, en uno de los concursos más fuertes de las últimas temporadas. Se midió a Ozcoz y Marcén. "Montaña", "Jardinera", "Lechera" y "Tina". Aguantó el tirón en una cita en la que estuvieron algunas de las mejores vacas de la última década. Pocos días después, tuvo que llevar seis contra Ozcoz en Alagón. "Jardinera", "Planeta", "Lechera", "Montaña", "Nocturna" y "Tina" fueron. Nivel muy alto de Eulogio, que le plantó cara a la estrella. Ahí, en esos dos compromisos, demostró Eulogio que, para citas a cuatro o seis animales, estaba en la élite. Y para el Pilar siguieron yendo tres vacas, en este caso "Montaña", "Jardinera" y "Tina". Las tres al nivel de Zaragoza. Ha sido su mejor temporada, con cuatro vacas en las mejores a final de año. "Planeta" y las tres del Pilar, se metieron en la selecta lista.


En 2015 apareció en el Concurso de Recortadores más antiguo de todos, el de Calatayud. Un concurso monopolizado por Ozcoz durante casi dos décadas. Llevó seis, que fueron "Jardinera", "Tina", "Nocturna", "Montaña", "Sanjurja" y "Planeta". Y ganó a Ozcoz, aunque bien es cierto que, se enfrentó a una estrella mermada. "Sanjurja" no valió, nivel alto de "Jardinera" y "Montaña", "Planeta" sin ver, "Nocturna" dando un gran paso adelante y "Tina" tremenda. También hizo en solitario el concurso de Andosilla, con una primera ronda de novillas y una final con tres clásicas, "Planeta", "Montaña" y "Jardinera". Muy interesante y esperanzador el juego de las novillas. Cerró temporada en Zaragoza por quinto año consecutivo, pero en esta ocasión, echándose el concurso a las espaldas. Ausente Ozcoz, las de más nombre que quedaron del cartel, eran las de Eulogio. Tuvo que llevar cuatro, que fueron "Montaña", "Jardinera", "Tina" y "Planeta". Las tres últimas para la final. Las dos primeras bien, a su nivel. La tercera sin chispa porque estuvo lesionada casi media temporada y llegó sin rodaje. Y la cuarta, incomprendida. Quedó la sensación de que Eulogio no cumplió la expectativa de ser quien aguantara el Campeonato Nacional. Aún así, todas menos la cuarta, a la lista de las mejores del año.

En números, Eulogio es esto:

2009 - 1 concurso - 10 vacas
2011 - 2 concursos - 3 vacas - 1 en el Campeonato Nacional
2012 - 3 concursos - 6 vacas - 2 en el Campeonato Nacional 

2013 - 2 concursos - 3 vacas - 3 en el Campeonato Nacional
2014 - 4 concursos - 7 vacas - 3 en el Campeonato Nacional
2015 - 3 concursos - 11 vacas - 4 en el Campeonato Nacional

Nº 233 "Planeta" - 13 concursos - 2011, 2012 y 2014 en las 12 mejores
Nº 28 "Montaña" - 12 concursos - 2012, 2013, 2014 y 2015 entre las 12 mejores
Nº 202 "Tina" - 11 concursos - 2013, 2014 y 2015 entre las 12 mejores
Nº 70 "Jardinera" - 7 concursos - 2014 y 2015 entre las 12 mejores

En las quince citas, han salido quince vacas diferentes del de Cárcar. Entonces, se le acusa de que siempre saca "las mismas". Mejor matizar. Al Campeonato Nacional acude con las que se lo merecen, y todos los concursos que ha hecho menos dos, han sido en competencia directa con otro u otros hierros, por lo que debía ir con la flor y la nata. 73 salidas de vacas ha tenido que hacer Eulogio, en los 15 concursos que ha hecho. Y cómo no, recordar, que lo de "las mismas", siempre es argumento que ratifica el que esas vacas valen. Si siguen en los concursos y van a todas las citas, es que funcionan. Las buenas de verdad, son las que embisten hasta que mueren de viejas.



Eulogio Mateo tiene una ganadería corta, lo que es un hándicap. Él es una persona a la que no le gusta jugar al "yo-yo". Humilde y sincero. Además, sabe lo que ve y lo que tiene. Su afabilidad le lleva a verse mareado por, ahora lleva esta, ahora vamos a probar la otra. Esta para la final no, y para la ronda tampoco. Y sin queja alguna. Su buen hacer en las anillas, le ha llevado a ganarse contratos, para citas de compromiso, en otro tipo de festejos populares. Y eso está claro que le ha pesado a sus emblemas de las anillas. No le queda otra que tener que llevarlas a esos festejos duros. Los números dicen que no las puede guardar solo para anillas. No se lo puede permitir. Aunque él es perfectamente consciente, no le queda otra que tirar de ellas. Aún así, siguen cumpliendo en las anillas, lo que da muestra del gran nivel de esas vacas.

Con todos estos datos, llega la reflexión. Si tiene algunas de las mejores vacas de las anillas actualmente, se ha medido a Ozcoz y Marcén y ha estado a la altura y en todas las citas que ha comparecido en las últimas cinco temporadas ha sacado buena nota, ¿por qué no se le contrata más? ¿Por qué desde Alagón 2014, esa misma empresa, no ha vuelto a contar con él para anillas? ¿Por qué se queda fuera de Calatayud este año, habiendo estado a la altura que estuvo el año pasado? ¿Tiene que quedarse fuera de citas importantes para contentar los caprichos de otros? ¿Por qué no había pisado Pamplona hasta ahora y si lo va a hacer este año es de rebote? Como no hay respuesta a todas estas preguntas, sigue sin saberse cuál es el delito de Eulogio.