martes, 15 de agosto de 2017

ASUNTOS VARIOS

Desde Alagón, han pasado muchas cosas en las anillas. Lástima no tener tanto tiempo para escribir sobre ellas, como uno quisiera. Nos hemos plantado ya en el ecuador de la temporada.

En Ricla, ganaron los de siempre, arrasando. Actuación maciza con un Cuairán que hizo su mejor concurso de 2017. Sin saltar la barrera, tiró de cabeza y acierto. A las de Ozcoz les cayeron 43 anillas. Son muchas, demasiadas. La única que se fue a corrales a cero, no tuvo comportamiento lucido para las anillas. La estrella, ya no da miedo como antes.

Cervera, fue uno de los concursos que hace bulto en la temporada. La plaza no está para echar mucho más. Uno más. Tudela, por contra, debió ser duro, al parecer. Con los tendidos con poco público, Marcén fue con todo lo que tiene. Solo nueve anillas se llevaron. Apenas se recortó. Se les tiene un respeto excesivo, máxime después de ver lo que pasó en Calatayud el año pasado. La más peligrosa que tiene, engatillada ella, corneó a Alberto Aguelo. Afortunadamente, fue menos de lo que podía haber sido. Hay que esperar que, cuando vuelva Alberto, haya aprendido la lección. Se le espera en el circuito, es de los que hace falta.


Las anillas, una semana después, desembarcaron en Vitoria, en el Iradier Arena. Estaba previsto un concurso que no se podía dar. La arena no estaba para dar el festejo, como para intentarlo con vacas fuertes. Se cambió el guión y Eulogio no acudió. Para ir con vacas suaves, no procedía. El bueno de Eulogio, que juegue a la lotería, porque lo que es en las anillas, la suerte le da la espalda. Solo fue Marqués de Saka, y tenía un trago. La arena también estaba mal para los animales. Y tragó el trago, porque cedió de su protagonismo, por el bien del espectáculo. Había que sacarlo adelante y llevó vacas para ello. Enhorabuena a Saka, pero no por el nivel ganadero en este caso, si no por querer el bien de las anillas. Tomen nota muchos.



Grata sorpresa en Gasteiz. De los seis finalistas, tres eran vascos. No hay que olvidarse de ellos. Jaso y Lizarralde deben estar en el circuito con asiduidad. Y un debutante, iba a llegar y besar el santo. Iker Jauregi, acompañó a "Kimera" y, con dos brillantes actuaciones, fueron los txapeldunes del concurso. Sombrerazo para las nueve parejas que participaron. Echaron para delante el concurso con vergüenza torera. Ander y Jokin, al comando de las operaciones.

Triplete en tres días, a la semana siguiente. Tres portátiles. En Rincón de Soto, de nuevo aparecía Arriazu, que va a ser uno de los hierros que más concursos haga este año. Se observa una sensible mejoría de la "J-A" en las anillas. Cada vez hace mejores concursos y sigue la línea ascendente de los últimos años. No será descartable que, en las próximas temporadas, Arriazu tenga más cosas que decir en las anillas, que hasta ahora.

Al día siguiente Funes, con tan solo siete parejas. Pocas son y, además, con baile. Hoy salgo contigo, mañana con otro, hoy no puedo, mañana sí. Las fiestas del pueblo, o las vacaciones, no deberían ser nunca motivo de ausencia, para quien quiera ser un recortador de verdad.

El triplete terminó con la victoria de Morella y Roberto en Villanueva de Gállego. Tercera victoria de la temporada. Es bueno para las anillas, que esta pareja pelee por los concursos y gane.

El último hasta la fecha fue María de Huerva. Concurso amable, como era previsible. Ganaron Rubén y Diego. Cuarta pareja que gana un concurso en este 2017.

Viene Calatayud, que por primera vez en más de 20 años no va a tener reses de Ozcoz en el coso de La Margarita. En un ruedo tan grande, como salgan las parejas con las ganas que se deben salir en Calatayud...

Y queda más de media temporada. Un 2017 en el que parece que va a haber cinco concursos más que en 2016. Eso es bueno. Pero lo que hay que hacer es consolidar. Que los que se hagan este año, se repitan en 2018. 

Estos son los asuntos varios de la Liga de las Anillas 2017 en los dos últimos meses. Una Liga cada vez más regional. "Poca" y Jaume sigen missing, Jaso y Lizarralde en lo que para algunos deben ser aún las vascongadas, riojanos mañana traeremos y madrileños ya no nos quedan. Que solo haya navarros y aragoneses en los concursos, no es bueno para las anillas. 

No pueden ir las mismas parejas a los concursos, hay que dar sitio a otros. Tampoco sirve sacar por sacar a chavales que aún están verdes, poniéndolos ante un riesgo para el que todavía no están preparados.

Por cierto, a servidor no le salen las doce vacas del Pilar este año. 

jueves, 15 de junio de 2017

LA CREDIBILIDAD


Concurso muy bueno en Alagón. El XXIX Memorial Mariano Ruiz Elipe fue un concurso de una nota muy alta. Rozando el sobresaliente. Bien planteado por Arruga y Tacheli sobre el papel. Hermanos Ozcoz y Hermanos Marcén a seis vacas cada uno. Los dos hierros que, junto con Eulogio Mateo, están en el pódium de los que mejores lotes de seis vacas, pueden echar en un Concurso de Recortadores. Las parejas, doce, fueron las que tenían que estar, a falta de "Poca" y Jaume. Pareja que, por nivel, no tiene a más de tres parejas de igual nivel, o superior, en el circuito.



La empresa, como todas, es de suponer que pediría buen tiempo para el festejo y la feria. Pero se pasaron. Calor sofocante llegando al límite de molesto. A ello se debió que se sintiera una peor entrada en la plaza, que la de años anteriores, con hierros de menor fama. Promoción en redes sociales correctas y anuncio de las parejas y posibles vacas. Los empresarios, hicieron todo lo que está a su alcance por delante. 

Empezó el festejo. Las parejas, en conjunto, salieron como tienen que salir. Algo que se ve menos de lo apetecible. Pero cómo no, el día que están así, se les alaba y se les felicita. Y empezamos con la credibilidad. Para que la felicitación la tenga en este concurso, habrá que criticar cuando el nivel sea bajo. Si lo de Alagón fue muy bueno, y estuvo muy por encima de otras citas, implica que lo que sucede en otros concursos, no lo es. Lo de este Memorial, hace afición. Hace que el que pagara la entrada saliera muy satisfecho y tenga ganas de ir a ver más anillas. Alabar otras citas que son mediocres, sería insultar a este concurso. Amén de a la inteligencia del lector. Cabe recordar que el público de las anillas, es un público con un altísimo porcentaje de aficionados entendidos. Decir lo que no es, no va a servir de nada. No va a colar.

En el plano ganadero, para tener credibilidad, hay que decir que Marcén estuvo por encima de Ozcoz, porque la realidad fue esa. Igual que fue a la inversa en Calatayud el año pasado. Los méritos y conocimientos ganaderos de Ozcoz, les habrían hecho poder llevar a Alagón a 472, 628, 636, 12, 312 y 511. Seis números que pasarían por encima de cualquiera. Pero la realidad es la que es, y cuatro de esas no viven. De las que llevó, todas estuvieron por debajo de su nivel del año pasado, a excepción de una. Se echaron en falta algunos números, pero es que las que tenían que ir, estuvieron por debajo de lo que son. ¿Estuvieron mal? No. Pero faltó algo. Además, una en concreto, dejó claro cómo hubiera sido una exageración exagerada, haberle dado el máximo galardón que puede recibir una vaca en las anillas. La Nº 313 de Marcén estuvo bien, mientras que la Nº 234, como se vio en Calatayud, le falta poder y, aunque brava es, se queda corta al recorte faltándole un tranco, cuando la batalla le puede. 

Siguiendo con la credibilidad, para tenerla, hay que decir que la primera de Marcén podría haberse cargado el concurso por fácil, o que la Nº 30 se quiso ir, pero gracias a la pareja, no se notó apenas. O que a Ozcoz también se le quiso ir la Nº 211 y es demasiado fácil para una tarde así, y también gracias a que la pareja le plantó guerra, el público se olvidó de que se fue recta de los primeros recortes. Se puede añadir que ambas, una de cada uno, remataron en tablas después y fueron de menos a más. 

Sin decir lo anterior, no tendría credibilidad decir que la Nº 3 "Rastrerilla", tiene muy buena pinta y parece que puede ser una de las vacas destacadas de las próximas temporadas en las anillas. Seria y fuerte. Remató con malas intenciones en tablas. O decir que la conocidísima "Comendadora", estuvo muy bien. Porque igual que se vio en Calatayud la realidad, no es menos cierto que a la vaca, que tiene su corazón, no se le puede echar a los leones. Su único problema, y de ello no tiene culpa el animal, fue decir de ella, más de lo que realmente es. Por eso, la conciencia pide defenderla y ensalzarla, cuando se la ha criticado más de lo que merecía en realidad. Es una buena vaca, que tuvo una actuación muy buena. Mesura.

Haber dicho lo que se ha dicho antes sobre Ozcoz sirve para tener credibilidad y que la tenga ahora decir que la Nº 312 "Fugitiva II", de momento, siendo solo una cuatreña, parece no tener techo. ¿Puede llegar a mejorar a la madre? Pues no es descartable. Es muy brava y tiene mucha raza, y además tiene peores intenciones que su madre. Es más lista. Está pendiente de todo, se cruza ya al recorte y, en los remates, no va con el morro, mete el pitón a ver si pesca algo. Fue la actuación de la tarde. La raza de verdad, el sello de Ozcoz. La transmisión que tan difícil de conseguir es. De momento, a quitarse el sombrero con la novilla

En cuanto a los de pantalón blanco, seguiremos en busca de la credibilidad. En las entrevistas a Isabel Sauco, cada pareja dijo como estuvo. Y varias dijeron que habían estado mal. Pues ya está. Si no pasa absolutamente nada. Como es un concurso en el que el conjunto estuvo a un nivel alto, no procede centrarse en lo malo, que fue menos que lo bueno. 

La primera pareja que estuvo bien fue la de los hermanos Henares. Buena mano de Imanol y gran anilla de Alain. De aquí para arriba. El mal inicio de temporada ya se ha corregido. Toca ir a más, porque tienen potencial y porque se lo merecen.

Héctor y Rodrigo se fueron sin anillas, pero con una buena actuación. Los dos se la jugaron con una vaca que se fue hasta arriba con ellos en todos los recortes. ¿Podrían haber recortado más? Es probable, pero hay que alabar lo que hicieron y que les sirva para coger moral. Tienen que estar a un nivel más alto. Poder, como se vio en Alagón, pueden.


Javi y "Hufra" demostraron por qué tienen que tener sitio en los concursos esta temporada. Se la jugaron de verdad. "Hufra", todo corazón, sabía que tirando a recortar donde tiró, iba a ser alcanzado en tablas una y otra vez. Y no le importó. Ojalá la injusticia que se cometió con él el año pasado, se convierta en justicia este año. Javi, que no tiene mano, no paró de recortar también. No tiene reparos en jugársela. Gran actuación. Los lleva a colocarse en el tercer escalón de la Liga de las Anillas. Si les respetan lo que se han ganado en la arena, podrán luchar por estar arriba a final de temporada.


Patxi y Aguelo tuvieron la actuación de la tarde. Se fueron sin premio, pero con el reconocimiento total y absoluto del público. Por cierto, ¿por qué ya está desaparecido el premio a la mejor pareja? Se lo hubieran llevado sin duda. Aguelo tiró y tiró como hay que hacerlo, con ganas de comerse el mundo. Y el veterano no se quedó atrás. Dijo, si tú vas, yo también. Lo bordaron e hicieron que se pusieran los pelos de punta. La vaca los alcanzaba y ellos volvían sin mirarse. Qué grandeza. Una oda a las anillas. Alberto va a ser uno de los recortadores de esta temporada y con ello, del futuro. Y Patxi, demostró que es mucho mejor de lo que algunos pensaban. Simplemente, a la vaca y a ellos, gracias por los tres minutos de Alagón. De lo mejor de las últimas temporadas.

Cuairán y Mario dieron una lección de lidiar a una vaca complicada de retener. Pensaron y expusieron. Sabían que les iba a rematar, pero les dio igual. Lo de Mario es insultante. Es la excelencia en el recorte con ventaja. Lo que otras veces le resta para meter anillas, por tener el chip de las exhibiciones, en Alagón le sirvió para ganar el concurso. Era vaca para recortarla así. Mientras tanto, el veterano tiró de un par de perrerías, una romper a la vaca en un quite y otra dejarle una anilla que, ahora en el circuito, solo sabe meter él. Siguen siendo los mejores. 

Cerraban plaza los riclanos "Chencho" y Luis. Jóvenes que han tenido que correr antes que dominar lo de andar. Pero han entrado y están dando la cara. Muchas ganas. Y además de ganas, las cosas bien hechas. Errores propios de la bisoñez, que no hay que tener en cuenta. Ya han metido cabeza. Deben seguir aprendiendo. Con actuaciones como la de Alagón, lo harán. Estuvieron muy bien. Cuatro anillas a una de las vacas temidas. 




Un concurso muy bueno, por ganado y por parejas. Describirlo así, tiene credibilidad porque, cuando un festejo no lo es, aquí se dice. Igual que se espera que tenga credibilidad por ello, la alabanza al concepto de "La Fragua", que se hizo hace un par de años. Fragua, por cierto, que ayudó a seis de los veinticuatro participantes del festejo. Se aplaude. Pero aún hay algo que supera a "La Fragua", las clases. Aquellas que se hicieron un par de inviernos. Por aquellas clases pasaron más de media docena de los que actuaron en Alagón. En las clases se les ayudaba, aunque con la firme creencia de que el que vale, vale. Aún así se les ayudó. Aquellas clases contaron como profesores con Arruga y "Tacheli", siendo grandes culpables de su éxito. Es bonito hacer memoria. 

Y haciendo más memoria, viene a la mente que fue un placer, en su día, allá por Diciembre de 2006, hacer que se reencontraran Arruga y "Tacheli", en la que fue la I Entrega de Trofeos, en la finca "Ilusiones" de El Burgo de Ebro. Más de diez años ya de aquello. ¿Y si sirvió para que retomaran la relación y acabara desembocando en la empresa que más festejos de anillas hace en la temporada? Un orgullo.



miércoles, 15 de marzo de 2017

EL PRIMERO Y LAS PREGUNTAS

2017 ha empezado muy pronto. En Marzo ya hemos tenido el primer concurso de la temporada. Fitero, que llevaba muchos años sin hacer anillas, las pidió en su pliego para sus fiestas de San Raimundo. Vacas de Eulogio Mateo, con una ausencia, y formato por eliminación. 

Concurso de reapariciones. Una primera toma de contacto para ver cómo está cada uno. No es fiable, puesto que tardará en verse el segundo concurso del año y, se supone, se afinarán más los físicos. Aunque no hace tanto tiempo, se podía llegar a Junio con un buen puñado de concursos, teniendo que estar las parejas a punto ya en primavera.

Volvían a las anillas Rodrigo, "Pimpín", Igea y sobre todo Roberto. Que si bien es cierto que no se ha perdido ningún concurso por lesión, acabó 2016 con una fractura de tibia y peroné en Zaragoza. Una alegría volver a ver al navarro en la arena. Y de qué manera, volvió arreando de lo lindo, en la vaca de la ronda. También concurso con aportes de juventud. De gente nueva a la que hay que darle oportunidades, lo que significará que, los que ya se sabe lo que pueden dar de sí y no van a mejorar, deberán dejar paso a los que vienen por detrás, para ver hasta dónde es capaz de llegar cada cual. Es preferible ver a los nuevos, que tienen margen de mejora, que a los que ya llevan a años en la zona media, con cierta comodidad ante la falta de competencia. O se ponen las pilas, o quedarán fuera de muchas citas.

Concurso decente, mejor de lo que a priori se podía esperar en el primero de la temporada y en fechas tan tempranas. Lo que hay que destacar es la rueda de "Kimera" e Ismael, las ganas de Morella y Roberto en su primera vaca, al igual que las que tuvieron Patxi y Alberto, demostrando este último que quiere ser alguien en las anillas, susto incluido, y la segunda anilla de "Chencho", que sin aprovechar al bombón del concurso, dio la cara en la arena saliendo a participar de manera improvisada. Por encima de todos, los ganadores, y dentro de ellos, un exultante Mario. Está tan fuerte como el año pasado, y con eso está todo dicho. Puede ganar los concursos él solo. La ayuda que no tuvo de Cuiarán en la primera vaca, sí la tuvo en la segunda. Así, aún sin estar afinados del todo, son imbatibles.


Las vacas vinieron en el camión de Eulogio Mateo. Hizo un buen concurso. Una primera ronda correcta. Buenos detalles de algunas novillas, aún con el hándicap de estar capeadas. Las que se distrajeron, cuando se les enceló, respondieron. Cerró la ronda la Nº 202 que sigue siendo un derroche de raza. Una vaca de verdad.

La final, para que hubiese estado igualada, tendría que haber sido con estos tres números: 105, 233, 70. Ahora bien, ¿cuánto se hubiera visto recortar con esas tres en la final? Primera pregunta. Para variar, a Eulogio le toca ceder y quedarse sin salir su mejor vaca. La Nº 36, se encontró a la mejor pareja, la Nº 105 no tuvo batalla y la Nº 28 se llevó muy pocos recortes. La realidad fue esa. 

En el lote, la que destacó sobremanera fue la Nº 105 "Pericola". Vaya novilla de Eulogio. Tiene raza y tiene mucha chispa. De lo más complicado que se verá en la temporada. Con solo cinco años, la novilla, en sus dos últimos concursos solo le ha permitido una anilla a Cuairán y Mario y ninguna a Morella y Roberto. Que la cuide, porque apunta a poder ser una vaca, que pueda hacer una muy buen carrera en las anillas. El tiempo dirá si dispara todo lo bueno que apunta. Por ello, llega la segunda pregunta: ¿Estará en el Campeonato Nacional una vaca que tiene nivel para estar en la final, pero de muy escasa presencia? En Octubre lo sabremos. 

Empieza el año igual que acabó 2016. La misma final que en Zaragoza, aunque con resultado distinto. Ganaron los mismos porque siguen estando por encima de los demás. Su mentalidad ganadora se mantiene. Siguen teniendo hambre de triunfos. ¿Será este un cuarto año de dominio? ¿Morella y Roberto podrán acercarse? ¿Se animará alguna pareja más a la pelea? ¿Hasta dónde llegarán los nuevos en este 2017? ¿Qué vacas estarán en Zaragoza este año? ¿Aumentará la dificultad? ¿Actuarán las parejas en el Campeonato Nacional en orden inverso a la clasificación de la Liga de las Anillas, para así garantizarse un espectáculo de menos a más y que el hacer una buena temporada, tenga premio en Zaragoza?


Resumen del concurso de Festejos Populares TV: